“El cartero siempre llama dos veces” de James M. Cain

Un trhiller de 1934 en el que un hombre sin ningún objetivo en la vida más que ir a dónde lo lleven sus pies, se ve estancado en un bar de carretera debido a un amor a primera vista, la mujer del dueño, el cual le ofrece un trabajo. En esta novela podremos ver que luchar por lo que uno quiere no siempre es fácil. En ocasiones el amor lo puede todo, en otras no es suficiente. ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar por amor? ¿Qué estarías dispuesto a dar por él?

“La verdad sobre el caso Harry Quebert” de Joël Dicker

Marcus y Harry son más que amigos; son alumno y mentor, escritores y hombres. Cuando se halla en el jardín de Harry Quebert el cadáver de Nola Kellergan, desaparecida hacía tantos años, la oscuridad se desata en el pueblo de Aurora. ¿Será Harry el asesino? ¿Qué le pasó a Nola?

“Dados de cristal” de David F. Cañaveral

Una nueva droga está matando a jóvenes de las zonas pobres de la ciudad. Nadie ha reclamado sus cuerpos ni muestra interés por lo sucedido. Alexander investigará qué es esa sustancia y de dónde viene. El problema es que esta es la primera vez que trabaja como detective, eso y que en un mundo donde la suerte es el pan de cada día, nuestro protagonista es gafe. ¿Crees en la suerte? Pues aquí todo depende de ella.

“La historiadora” de Elizabeth Kostova

A priori los libros son nuestros aliados, fuentes de sabiduría y entretenimiento pero... ¿y si uno de ellos fuese una invitación para descubrir al rey del Infierno? Vlad el Empalador te espera, quizá le conozcas mejor por el nombre que ha pasado a la historia: Drácula.

“La casa de las puertas cerradas” de Helena Vicente y Vincent L. Ochoa

Normas, horarios, escuela nueva... Un cóctel molotov para cualquier niño que abandona su vida para empezar prácticamente de cero, ¿pero qué es eso que se oye deambulando por su casa? ¿Por qué no puede salir tras el toque de queda de su cuarto? ¿Qué hay tras los silencios tajantes de su madre cuando él indaga sobre ello? Si estás preparado para obtener las respuestas, coge la mano de Mitchell y no cierres los ojos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑