“La Luz Perdida: Los Buscadores” de Javier Raya Demidoff

Título: La luz perdida: Los Buscadores.

Autor: Javier Raya Demidoff.

Editorial: Universo de letras.

Género/s: Aventura, ficción, fantasía.

Nº de páginas: 482.

#1 La luz perdida.

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

“Buscaban salvar sus almas. Y podían resucitar a un dios. Había que detenerlos.”

Desde hace generaciones, la vida en Los Tres Continentes se rige por los severos dictados de la Orden monástica del dios Kalyrs, que ensalza la fuerza, el valor y la fiereza por encima de todo. El superior Alwinus divide sus esfuerzos entre la persecución de los últimos magos y la inminente rebelión de los territorios del norte, que ansían independizarse.

Una noche, seis aventureros roban a la Orden un antiguo plano, mágico e indestructible, que les guiará en su búsqueda de Aretsán, el dios olvidado, y de Domork, el guardián del paraíso terrenal llamado El Descanso. Tras ellos se lanzan los monjes gobernadores provinciales. También un siniestro guerrero, vuelto de entre los muertos, que conoce la misión de los ladrones.

Pero todos ellos ignoran que, desde mucho tiempo atrás, un oscuro poder esperaba este momento, este robo, para poner en marcha sus propios planes para el futuro del mundo…

Sin título-5 Opinión PersonalSin título-5

Los Tres Continentes deben obediencia ciega a Kalyrs y su Orden. El peso político y religioso prácticamente reside en estos miembros poderosos, que ostentan la palabra de un dios fiero e implacable. Esta creencia, a priori, no es cuestionable, no hay margen de tolerancia para otra religión y todos los hombres y mujeres responden en mayor o menor medida a la Orden, a Kalyrs. Esto ha provocado que la magia, antes vibrante y repartida en el mapa, vaya perdiendo adeptos. Los magos no son bien vistos, sus trucos se observan con recelo y poco a poco van conformando un grupo menos numeroso. ¿Por qué? Bueno, la propia Orden, a pesar de contar entre sus filas con alguno, de alguna manera los descalifica. El único poder, el real, el que obra milagros y marca un orden de vida salvaje donde se impone la ley del más fuerte, es el de Kalyrs.

Pero… ¿Y si hay algo más? ¿Y si no tienes que conformarte con sobrevivir en una selva cada vez más inhumana? ¿Si no solo tuvieses que orar ante Kalyrs y su inmisericordia férrea? ¿Si la Orden ha escondido en las profundidades de su biblioteca unos manuscritos que hablan de otro dios, otros tiempos?

Ahí es donde entra nuestro variopinto grupo protagonista. Quelbos, un escribiente, tiene en sus manos la certeza de que esto puede ser cierto y un rayo de determinación marca un antes y un después en su vida. Un par de mercenarios, leales y valientes, cada uno a su modo, se unen a él, son Ansp y Galdwynn. Han vivido demasiadas guerras, demasiados bandos, en nombre de un dios por el que han tragado polvo y miserias y, por desgracia, sin la recompensa a largo plazo de una bolsa llena de monedas que les permita una jubilación tras formar parte de tanto sudor y sangre. Entre ellos también se encuentra Arcris, una camarera llamativa por su melena flamígera que abandonará su puesto en pos de su ambición, también Sindir, una joven hechicera que solo roza los límites de lo que es la magia. Aun tiene que aprender, que saber a manejarla, incluso cuando se suponía que ese ya no sería su camino. Por último, discreto y con la mano larga, sigiloso y con sus sombras, el ladrón Ertys.

Ellos son el equipo original, los que se proponen, cada uno por un criterio propio, colarse en territorio de la Orden para robar los papeles que ellos guardan celosamente. Durante el libro, para bien o para mal, estos integrantes varían, puesto que su empresa se vuelve más grande gradualmente.

La manera en la que conocemos el mundo de los Tres Continentes, sus creencias y costumbres, los pueblos y las posiciones sociales y políticas, así como los integrantes de la Orden y su poder, está hilado astutamente con la historia de nuestros protagonistas. Javier no comienza ubicándonos en su universo, sería algo torpe y probablemente denso, él deja que nos empapemos de su cultura siendo uno más con el grupo de Quelbos. Según ellos avanzan, la manera en la que el autor describe el entorno, los comportamientos de las personas, la de los propios protagonistas y como se van poniendo al día con los lugares y sus costumbres, entendemos mejor el gran trabajo de worldbuilding que ha llevado a cabo. También cabe destacar como, aprovechando su narración en tercera persona, ha sido capaz de mantener el foco de atención donde más adecuado era según la historia. Tiene su mérito, pues alejarse de vez en cuando de los protagonistas para permitirnos echar un vistazo en las tripas de una organización tan cerrada y oscura como la Orden sin sacarnos de la trama principal pese al salto, es complicado. Me ha recordado vagamente a un recurso cinematográfico, donde existen dos historias paralelas que tienen relación, cambiando la escena para ascender en tensión. Nos permite saber más a nosotros, los lectores, que a los propios protagonistas de la narración. Parece que, de alguna forma, vamos un paso por delante, aunque esto jamás impedirá que nos sorprendamos, puesto que siempre deja la miel en los labios para esperar ciertas reacciones, los giros imprevisibles.

Una dosis de misterio salpica la aventura de nuestros buscadores, puesto que hay un personaje oscuro e independiente al que seguiremos también, del que sospechamos sus intenciones pero que desconocemos su origen real, lo que hay detrás de su motivación sanguinaria y racional y retorcidamente divertida. Hablo del Karnat, una suerte de personaje importante por su título en el norte, tierra problemática por desear su independencia… salvo que éste no parece un norteño cualquiera, no da la sensación de estar preocupado por esos elementos políticos. Waldam, pues ese es su nombre, tiene una misión: perseguir a Quelbos y su grupo. ¿Por qué? ¿Con qué intención? ¿Qué quiere? ¿Qué busca? Y, sobre todo, ¿por qué da tanto miedo? ¿Qué es en realidad ese Karnat nórdico tan visceral y salvaje? Capaz de asesinar con despreocupada sangre fría, sin valorar un instante la vida humana perdida, ¿por qué vigila los pasos de los Buscadores tan estrechamente?

“La luz perdida”, en este primer volumen y promete continuar en esta línea, es una novela de aventuras a la vieja escuela. Un gran número de personajes con sus idas y venidas aparecen entre sus páginas, pero no es complicado hacerse a ellos, pues cada cual tiene un peso a su justa medida y con su equilibrada presencia.

Sigue un ritmo trepidante, donde la acción reina a cada paso de nuestros protagonistas. Es una historia llena de esperanza, de ánimo y anhelo, donde uno se siente implicado en la búsqueda de ese dios que prometía un mundo muy distinto al de Kalyrs, donde, incluso sin creer en nada, te permites arrastrar por la determinación de Quelbos.

Además, disfrutamos de un detallado mapa al principio del libro que nos permite seguir el camino que trazan nuestros protagonistas, dispersos o no. Sumado a que, también, tenemos un par de glosarios de diversa índole para facilitarnos la lectura junto al sistema monetario de los Tres Continentes. Es un toque atento que nos permite sumergirnos aún más en este mundo creado por Javier, el cual se ha molestado en detallarlo más allá de lo vagamente para ofrecernos una calidad literaria.

Sin título-5 Puntuación Sin título-5


Debemos agradecer a Javier que nos hiciese llegar esta primera novela y, más allá de eso, la segunda junto con su humanidad en estos tiempos complicados en la pandemia. Gracias por la paciencia para que esta reseña vea la luz y, sobre todo, por hacernos conocer los Tres Continentes y lo que éste conlleva, por brindarnos una historia llena de valor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: