“Granja de alimañas” de Pedro Marsán

IG Granja de alimañas - copia

Título: Granja de alimañas.

Autor: Pedro Marsán.

Editorial: Círculo Rojo Editorial.

Género/s: Ficción histórica.

Nº de páginas: 251.

Autoconclusivo.

 

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

Segovia, 1723. En la oscura España de la guerra de sucesión, una joven condesa obligada a crecer demasiado deprisa se debate entre el amor, el decoro y el horror de precipitar a su país a una nueva contienda armada. Su destino se verá ligado al de un rey demente secuestrado por su consorte, mientras las andanzas de un lobero anónimo embarcado en una cacería suicida ponen en jaque el equilibrio político de toda Europa.

A través de personajes olvidados, “Granja de alimañas” nos transporta al trepidante desenlace de una de las encrucijadas más convulsas y decisivas de la historia moderna: un relato de intriga, pasión y asesinato, tejido en torno a la abdicación de un monarca que no quiso reinar.

 

Sin título-5 Opinión PersonalSin título-5

Con la excusa de la construcción Palacio Real de la Granja de San Ildefonso nos trasladamos a Segovia, en 1723. Atraídos por la sombra de la corona, una multitud de personajes se relacionará en la ciudad histórica, dando lugar a un caldo de intrigas y pasiones.

La situación de la realeza española no es la ideal. Nos encontramos ante una inestabilidad sobre todo palpable para las altas esferas. ¿El hilo conductor de toda la novela? La necesitada abdicación de un rey retrasada constantemente por una reina altiva, aferrada al poder y cada vez dando más muestras de dominarlo ella en lugar de su marido. Es un secreto a voces la salud inestable del rey Felipe V, un hombre propenso a la nostalgia, a una melancolía patológica acompañada de unos episodios de comportamientos inexplicables para una figura de su abolengo. Pero, para la reina, Isabel de Farnesio, era necesario que mantuviese su corona sobre la cabeza para ella mantener la suya, sumado al deseo de que su hijo Carlos la heredase en lugar de sus hermanastros, fruto del primer matrimonio de Felipe V.

Los nobles que se arremolinan en la Granja toman silencioso partido, unos más abiertamente que otros. Los más cercanos a los reyes, miran cada uno, por una parte. Aquí comienza el auténtico juego de intrigas, cuando un Felipe V prácticamente encerrado desea firmar su abdicación mientras los partidarios de la reina y la corriente que desea que sigan en el trono trata de evitarlo por todos los medios posibles. Poco a poco, el rey se va viendo aislado, quedándose únicamente solo con personas de entera confianza de Isabel o con ella misma.

En torno a estas intenciones es donde vamos conociendo más ramificaciones, más personajes que viven en Segovia que se ven envueltos en esta trama lentamente. Entre ellos, podemos conocer a Lorenzo de Parma. Este italiano ha demostrado con creces estar a la altura de la retorcida diplomacia de la corte y por eso se ha confiado en él para vigilar al rey en sus propios aposentos. Segovia para él, más el cargo que le otorgan públicamente, es algo tedioso y sin brillo, pero es consciente de la oportunidad que tiene delante. Un hombre de mundo que ya ha realizado sus pinos en la corte italiana, ahora tratándose de ganar el favor de la española. Se nos muestra como un hombre resolutivo, mundano y mujeriego, que, sin embargo, maneja los entresijos de la corte con astucia. Por eso ha llegado a donde ha llegado.

En contraposición, reflejando la candidez de alguien que está descubriendo la corte, encontramos a Beatriz de Ortigosa. Parte de la clase alta de Segovia, con un padre bien posicionado, su vida pasa entre la caridad y la ayuda al prójimo. Beatriz creció recordando los estragos de una guerra, con la memoria de una madre que perdió pero que le dejó unos grandes valores. Aun soltera pese a su edad, coqueta sin caer en la vanidad, Beatriz conoce a Lorenzo de Parma y la chispa aparece entre ambos. Su invitación a una fiesta la hace presentarse en el palacio de La Granja, donde conocerá a una mujer que será su punto de inflexión: la princesa de Rímini. Más mayor, con más experiencia, alocada y una parlanchina sin remedio, que acoge en su seno a Beatriz y la convierte en una criatura más de la corte noble que se junta alrededor de los reyes. Encandilada, Beatriz no verá que eso solo significa que es un peón más en una partida de reyes y reinas, de trono y de poder, donde el futuro de España depende de los movimientos de cada bando y apoyo.

No solo nos encontramos ante los dilemas de la corte, sino las consecuencias de la política y la guerra en el pueblo. En una trama paralela pero estrechamente ligada, distintos personajes de Segovia se dibujan a lo largo de la novela. Un mozo que pierde a su padre a causa de las alimañas que pueblan los bosques donde caza el rey, impulsando que deba buscarse la vida. Los lobos son harto peligrosos, sobre todo uno: Demonio. Más grande, más inteligente, solitario. Y, que, un lobero ilegal se ve en la misión de cazarlo: Germán de Allepuz. Pese a no estar directamente vinculado con la corte, a través de este lobero que trabaja en la sombra y sobrevive, vemos como la guerra ha hecho sacrificar demasiadas cosas al pueblo, ¿para qué? ¿Para que un rey pusilánime que solo parece cobrar vida durante una caza sea el los gobierne? La simple idea de la monarquía ya chirría a los oídos de Germán.

Los bosques, su vegetación, son el hábitat natural del hombre, que desde pequeño ha mamado del oficio paterno… aunque hubo un tiempo donde no lo necesitó, donde tenía corazón y alma, hasta que los malos tiempos se lo arrebataron. Su presa era algo mucho más grande que Demonio, sin embargo, este lobo es el que extraoficialmente debe cazar por el bien de los pastores y sus rebaños.

“Granja de las alimañas” es un libro histórico, que nos permite asomarnos a un tiempo donde las palabras podían herir tanto como el filo de una espada, donde una vez se terminaban las guerras, se libraba otras muchas civilizadamente, pero igual de determinantes.

A través de esta novela apreciamos el poder, el que descansaba en un título y en el que te ganabas a pulso.

No solo eso, vislumbramos, gracias a la descripción del autor, Pedro Marsán, lo que simbolizó en la historia de España la construcción de La Granja de San Ildefonso y lo que sucedió, en mayor o menor medida, en ella. Y, aunque él mismo aclara que muchos de los personajes y las personalidades son inventados o escogidos convenientemente para la trama de la historia, se apoya en la realidad para la ficción de su novela.

Es interesante como representa las dos caras de una misma moneda: la nobleza y sus preocupaciones desde triviales hasta políticas al pueblo, donde podemos apreciar desde su día a día de una forma práctica y realista (dificultades sobre que comer, el trabajo, dinero, etc.) a también sus propias intrigas más… contundentes, quizá, sobre todo si hablamos del lobero, pero con idéntica repercusión a nivel global y político, la venganza de un hombre que podría haberlo cambiado todo.

Salpicando la verdad con invención, nos encontramos ante una novela corta pero adictiva, con personajes realistas, bien construidos sobre todo en ese tiempo determinación. No requieren una gran evolución pues el libro no lo pide al tratarse de un momento concreto de la historia y, sin embargo, al enfrentarlos a ciertas cuestiones, hace que los conozcamos profundamente.

Pedro Marsán demuestra cierto trabajo de documentación al jugar con la historia y darle un giro, se preocupa por tener presentes las fuentes y nos brinda unas descripciones de la corte, la arquitectura y Segovia a nivel social que resultan muy interesantes, consciente de lo que esta hablando.

No solo eso, a pesar de usar un vocabulario común, una redacción cercana, también esgrime términos o dichos de la época que, lejos de dificultar la lectura, logran el efecto contrario: te sumergen más.

También ha desgranado el olvidado oficio de lobero, cazador de alimañas. Como se desenvolvía, los tiempos a la intemperie, el rastreo de los lobos, la jerarquía y procedimiento de las manadas… La caza es algo de lo más simbólica en este libro, jugando un factor importante en la parte narrativa que protagonizaba Germán.

Una narración donde lo que más pesa, a mi juicio, sin los diálogos, sin poder dejar de sentirme interesada sobre todo en los juegos de doble sentido y comedidos que se reflejaban en los de los nombres, sabiéndose sobre todo con las interacciones de Lorenzo de Parma, parte de una representación en la que debía tener cuidado y ser discreto para ascender, sin olvidar jamás los intereses tanto propios o ajenos.

“Granja de alimañas” nos transporta a otra época, otro tiempo y otras necesidades. Intriga, dosis de pasión y engaños, corazones que laten más rápido gracias al deseo, a la venganza, al anhelo y a la preocupación.

 

Sin título-5PuntuaciónSin título-5

Puntuación calcetín 4

 

Sin título-5 Dato Curioso Sin título-5

  • Como él mismo nos revela: los beneficios de la venta de este libro irán íntegramente a iniciativas que facilitarán el acceso de agua potable en el sur de Malí, convirtiendo su inspiración en una ayuda tangible.

 


Nuestro agradecimiento a Pedro Marsán por acercarnos su historia, donde es evidente la pasión histórica y la curiosidad que mueven al autor. Por dar el salto con esta publicación y permitirse jugar con una historia que todos conocemos, pero al que él ha sabido dar una vuelta y conmovernos con personajes como Beatriz y Germán.

7 comentarios sobre ““Granja de alimañas” de Pedro Marsán

Agrega el tuyo

  1. ¡Hola!
    Ay, me debato. Hace poco leí otra reseña de este libro y lo había descartado un poco, pero ahora que vuelvo a leer sobre él en tu blog me debato. Por una parte, la histórica sí me llama, pero no me llama, depende de la época. En este caso no tiene mala pinta, pero los juegos de intriga en la corte española es verdad que no me han llamado nunca. Pero nos lo pintas tan bien… Me lo llevo apuntado, si me lo leo te escribo. Muchas gracias por la reseña.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    Me gusta

  2. ¡Pintaza y gran reseña! Ya la he adquirido para mi kindle, porque, que le gustan a una los tejemanejes políticos y si encima lo recaudado sirve para colaborar con una labor humanitaria, más.
    Gracias por la recomendación.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Me encanta esta recomendación!!! Me la apunto!!! Estamos muy acostumbrados a ver y leer sobre la corte Francesa e Italiana, y aquí teníamos las mismas conjuras o aún peores. Me parece una recomendación muy interesante, y por lo que dices muy bien llevada así que… Mil gracias por la recomendación!! ya te diré cuando la lea porque voy a buscarla ahora mismo en kindle!

    Le gusta a 1 persona

    1. Exactamente, la corte española no tiene nada que envidiar a las intrigas internacionales, tanto fuera como en relaciones más allá de la corte. Y este libro es una de las pruebas, la verdad, jajajaja.
      Me alegro que te haya llamado la atención, ¡cuándo la leas, aquí estaremos para comentarla! 😉
      ¡Calcetines para ti, bonita!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: