“La cabeza de la gorgona” de Esteban Díaz

Portada La cabeza de la gorgona

Título: La cabeza de la gorgona.

Autor: Esteban Díaz.

Editorial: Alberto Santos Editor.

Género/s: Fantasía épica.

Nº de páginas: 540.

#1 El Cantar de los Hijos de Olimpia.

 

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

Vientos de guerra agitan la isla de Olimpia. El emperador Cronos de Titania, Señor del Tiempo, planea una invasión para recuperar las tierras que una vez le pertenecieron. Justo cuando la flota de titanes está a punto de iniciar la ofensiva, Zeus, señor supremo del Olimpo, el único capaz de manejar el Centro de los Elementos, la única arma capaz de hacerles frente, cae víctima de un terrible hechizo. Solo su hermano Hades, conocedor del viejo Arte, conocedor de los Sueños, descubre que Hades se encuentra en un lugar terrible, un erial maldito, una tierra yerma repleta de horrores y peligros de la que nadie ha vuelto jamás.

Mientras Baco, Perseo y un grupo de hombres se embarcan en una misión en busca de Hades, en Olimpia, Apolo, Ares y el resto de los olímpicos inician la épica batalla contra el poderoso ejército de Cronos.

Peor hay actores imprevistos que pueden desequilibrar la balanza en un sentido o el otro, y también intrigas en la sombra que pueden hacer caer incluso al poderoso emperador de Titania.

Honor, amor, traición, lealtad, dolor, sangre, oscuridad, muerte… Todo ello conforma la épica gesta de los héroes del Cantar de los Hijos de Olimpia.

 

Sin título-5 Opinión Personal Sin título-5

La isla de Olimpia ha inspirado grandes gestas. Allí, sus señores honran sus nombres y sus casas, han heredado o luchado por deshacerse del yugo del titán Cronos. Años han pasado desde la última guerra, cruenta y brutal, contra los titanes. Queda en el recuerdo los tiempos oscuros donde la luz de Rea, mujer con entereza y fortaleza, fue la semilla que sembró la rebelión contra el titán. La primera en oponerse hasta llegar a derramar sangre, por su hijo y por la libertad de su tierra. Orgullosa, madre y mujer, no podía soportar la idea que, para que Cronos alargase su vida, sacrificase a la carne de su carne. Los Poderes le concedieron la inmortalidad en su día para gobernar justamente entre los humanos, pero cuando su mente se corrompió y su naturaleza entró en decadencia, éstos le condenaron y la única forma que tenía Cronos de perpetuar su existencia era devorando la carne de su propia estirpe. Unos tras otros cayeron los hijos nacidos de la unión de Cronos y sus amantes. Hasta Rea, que dio luz al heredero olímpico que se haría con el trono de Olimpia y desterraría, gracias a los señores de su tierra, a su padre y sus vasallos. Desde entonces, la paz y la libertad prosperaron en la isla. Años donde los estragos de la guerra fueron quedando sustituidos por el día a día de un país floreciente, que se recomponía poco a poco de una tiranía cruel.

Sin embargo, ese descanso se ve roto cuando Zeus convoca en su hogar regio a los señores de su tierra. Nobles caballeros y damas se presentan ante él, para encontrarse a un líder enfermo, cada día más débil. Como una maldición, su salud es una vela que titila bajo un viento suave que sopla sin prisa, pero sin pausa. Y él es el único en todo el reino capaz de blandir contra sus enemigos el Cetro de los Elementos, que le da un control sobre el tiempo climático, mayor defensa de su tierra. Todos los olímpicos presentes acuerdan embarcarse en la búsqueda de Hades, hermano perdido de Zeus, que abandonó Olimpia para hallar más conocimientos sobre el Viejo Arte, una especie de magia antigua y poderosa que podría librar de los peligros a la isla y a su regente. Sumado a esto, deben responder a la tentativa del ejército titán de reconquistar las tierras de Olimpia, pues en Titania, donde el emperador Cronos vive y disfruta de su retorcida corte, anhelan venganza y volver a hacer suya la isla. Un plan fatal, político y de guerra se cierne sobre ellos. La sombra del emperador es alargada y poderosa, impía y fría.

“La cabeza de la gorgona” es una historia que da una vuelta a la mitología clásica, que rescata las leyendas más descarnadas y las ubica en personajes de carne y hueso, no en seres inmortales y caprichosos. Es un cantar inspirado en los clásicos, donde un lenguaje rico y rimbombante nos lleva a otro tiempo, a otro tipo de literatura que hace brillar los actos de guerreros, de hombres y mujeres capaces de sacrificar y sacrificarse, de ser héroes y villanos.

Hay multitud de personajes en esta novela coral, sin embargo, hay varios pilares que brillan con más protagonismo y tres tramas diferenciadas a lo largo de este primer libro: el viaje al Tártaros en la búsqueda del señor Hades, la isla de Olimpia y sus enfrentamientos en la guerra y, por último, Titania y los movimientos de su corte implacable y oscura. En esta división hay personajes que gozan de un peso mayor que el resto, pese a que hay innumerables nombres que nos suenan y a los que acogemos con cariño a lo largo de la lectura. Baco y Perseo, junto a Orfeo, serán los más destacables durante la misión de búsqueda de Hades. Viajarán a un erial donde el miedo tiene sabor y pesa sobre sus hombros, el Tártaros. Un sitio maldito por los Poderes, un lugar donde Baco, hombre corrompido por su pasado y que ahoga su humor irónico y sonrisa torcida en vino, tendrá que demostrar que sigue siendo el guerrero que baila al ritmo de la guerra con habilidad, que es el señor que Olimpia espera que sea y que, pese a que se niegue, seguirá brillando. Perseo, leal y fiel caballero, una fuerza inamovible de voluntad, sufrirá una de las más duras pruebas ante el poder de las gorgonas. Orfeo, aquel que su música derrumbaría el corazón más fuerte, deberá sobrevivir… aunque pierda el suyo por el camino.

Mientras, en Olimpia, Circe, bruja al servicio del emperador de Titania, generará un caos terrible. Ares, estratega y fortaleza, sobrio, deberá saber que sacrificar, como cada uno de los suyos. Apolo y Artemis, gemelos de una poderosa casa, cuidarán y mantendrán las defensas, pero ellos entregarán algo más que su sangre. Hera llamará a su esposo Zeus, caído. Hebe, heredera de Olimpia, nieta del emperador Cronos, demostrará que una dama olímpica está dispuesta a darlo todo por su patria y su gente. Delfos saboreará bajo el ala protectora de Ares formar parte de la corte de Olimpia, será entrenado como guerrero y aprenderá, por desgracia, lo que es perder por primera vez en su juventud. Mientras, los regentes de las tierras de Olimpia constituirán una defensa de su tierra, cueste lo que cueste. Desde Hestia a Poseidón, desde Tiké a Hermes, desde Pluto a Atenea. Todos y cada uno de ellos tendrán que demostrar hasta donde están dispuestos a llegar por salvar Olimpia y ser la esperanza de su pueblo.

Titania celebra el cumpleaños de su emperador, se prepara también para la reconquista a Olimpia. El hedor del emperador, su mente rota y ambiciosa, su arrogancia, han llegado muy lejos. Su corte, corrupta y tan decadente como el mismo. La crueldad se respira en el aire, sometidos bajo el poder de Cronos al cual todos veneran como una pieza inmortal. Allí, Febe, bajo el abrigo de su protector, Prometeo, se ha convertido en una mujer digna de atraer la atención del emperador, sustituyendo a la dama que hasta entonces ostentaba el título de hija adoptiva del regente. Temis queda libre del trato de Cronos, conocedora de como se mueve el mundo político allí, del carácter de su emperador. Afronta su destino estoicamente, al contrario que la sonrisa que luce Febe, la cual ha aprendido a esgrimir gracias a Prometeo. Y, este, borracho y distraído, ofrece una imagen casi risible para el resto de la corte… Entonces, ¿por qué Temis puede ver la astucia en sus ojos brillantes? Sin embargo, eso queda eclipsado por cuestiones más importantes: el momento de volver a Olimpia se presenta. La guerra encarnizada regresa, pero… ¿qué diferencia hay cuando tu día a día es así?

Como hemos mencionado, son muchos los personajes que aparecen y más lo que irán surgiendo a lo largo de la trilogía, sin embargo, no cuesta retenerlos. Todos tienen su presencia y méritos propios, además de beber de una mitología tan extendida en nuestro arte que es imposible no reconocer las figuras de las que Esteba Díaz se ha valido. En un principio, la forma con la que se expresa puede parecer demasiado ornamentada, pero según va avanzando la historia, cuanto más metidos estamos en ella, reconocemos esa mímesis con los grandes clásicos a la par que lo entremezcla con la prosa de hoy en día. La actualidad de la literatura se funde con su pasado para darnos una historia cargada de momentos heroicos y ponernos la piel de gallina. Resulta cuanto menos original como ha reinventado los mitos para dotarlos de una identidad propia, para hacer suyo y singular algo que aparentemente está tan visto. Logra darles una nueva perspectiva y, tanto para aquellos que amamos esa mitología como para los que solo han oído hablar de ella, resulta adictiva.

Relata con detalle situaciones peliagudas, transmite desde el clamor de la batalla, al miedo metálico en la boca, a la sensación de dos enamorados. Es capaz de condensar muchos sentimientos y un orgullo sin igual en su historia, haciéndote formar parte de una gesta inmensa. Y, como los personajes, habrá que afrontar pérdidas.

Pese a definir a los malos y a los buenos, no peca de buenismo. Dibuja luces y sombras en los personajes, pese a que, como en esta clase de epopeyas antiguamente, hay valores imposibles de ignorar. Hacía mucho tiempo que una novela no me permitía saborear formar parte algo, algo grande. Los importantes hitos de Olimpia parecen propios, transmiten el orgullo y la supervivencia de una nación que sientes como propia y, a la par, empatizas con personajes que, a priori, deberían generar rechazo.

Los capítulos no son largos y, aunque pasen muchísimas cosas durante ellos, casi sin tregua, el autor es capaz de priorizar el momento oportuno para dejar caer cierta información. Escoge sabiamente el momento que volverán a la novela adictiva. Si es cierto que quizá, hasta que se reúnen los señores en el monte Olimpo bajo el mandato de Zeus, hay diversas páginas de presentación que se pueden hacer algo más densas, puesto que sirven para ubicar el mundo de Olimpia y a sus personajes más importantes, también sus posiciones. Sin embargo, una vez te empapas de esa cultura, de repente, no puedes soltar el libro.

“La cabeza de la gorgona” es lo que promete: un cantar de unas hazañas de unos héroes. De sus pérdidas y sus sacrificios, de sus glorias y sus caídas. Reúne en sus páginas un grito guerrero y lleno de esperanza pese a la desesperación, consigue que formes parte de un pueblo relegado a mera mitología en nuestra actualidad, pero que, en la novela, es un país orgulloso por el que valía la pena vivir y morir.

 

Sin título-5PuntuaciónSin título-5

Puntuación calcetín 5

9 comentarios sobre ““La cabeza de la gorgona” de Esteban Díaz

Agrega el tuyo

  1. A mi me ha gustado mucho la serie de Percy Jackson, que también trata de temas de mitología griega. También he jugado todos los God of War, para el caso… solo algunos ejemplos de que me gusta mucho la mitología griega. Quizás la cabeza de la gorgona no sea para el mismo target, pero no deja de ser interesante para leer.

    Me gusta

  2. Hola!

    Estaba leyendote y me ha encantado todo lo que cuentas sobre la novela: la ambientación, la mitología, los personajes, la forma de narrarlo…

    Por lo que cuentas son varios libros así que investigare un poco sobre cuántos son y los que están publicados… Pero este va directo a mi lista!

    Muchas gracias por la reseña 🙂

    Me gusta

  3. Vaya reseña, me perdido con tanto nombre y situación y acción que expones. Si el libro es igual, ni voy a intentar leerlo. Tantos personajes me confunden y me hacen perder el hilo de la historia.
    Pero que gran reseña has hecho, te felicito por eso.

    Me gusta

  4. ¡Wow! ¡Se nota que te ha gustado! ¡y eso da muchísimas ganas de leerlo! Además yo soy muy aficionada a la mitología en general, he leído mitos novelados e historias inventadas basadas en personajes mitológicos y la verdad es que siempre me acaban encantando por sencillos que sean…, y este no pinta nada sencillo jejeje! la verdad es que la mitología griega no es nada simple con tantísimo personaje, pero según cuentas parece que no es una complicación seguir la acción de tanta gente así que…. lo mismo me animo!

    ¡Mil gracias por la reseña! ¡Nos vemos!

    Me gusta

  5. ¡Wow! ¡Qué reseña! ¡Me ha encantado! ¡No sabes lo mucho que he disfrutado leyéndola! 💜
    Por otra parte, mezcla mitología y fantasía épica, y a mi ya me tienes, por lo tanto, éste va directamente a mi lista de favoritos para éste 2020.
    Un abrazo,
    Torda de Ciudad.

    Me gusta

  6. Me gusta tu reseña, y me encanta la mitología griega desde pequeña (y disfruté muchísimo con Circe, de Madeline Miller), pero no sé por qué este libro no me atrae. Y eso que se nota que te ha gustado mucho, pero no sé si es que me suena demasiado a que sería releer, o que no necesito que los dioses y diosas sean humanos, ya los humanizaron bastante en su época, que muchas veces parecían malcriados, egoístas, y con todos los defectos humanos posibles, jajaja. Así que creo que leeré otras historias, ahora estoy pensando en leer La hija de Homero, de Robert Graves.

    Me gusta

  7. Desconozco bastante la mitología, pues nunca me ha llamado excesivamente la atención. Sin embargo, me alegro que a ti este libro te haya aportado tanto y el autor haya conseguido transmitirte. ¡Trabajadísima la treseña, enhorabuena!

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    Me gusta

  8. Qué alegría ver la reseña de este libro que yo vi cómo llegaba a tus manos, Tamara ^^ Es un placer leer tantas cosas buenas sobre él, saber que cumplió lo que prometió y que te ha hecho vibrar con cada palabra.
    Un abrazo enorme y felices lecturas :3

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: