“El último caso” de Francisco Marín

41x9knbIy7L

Título: El último caso.

Autor: Francisco Marín.

Editorial: Círculo Rojo.

Género/s: Negra, suspense, policíaca.

Nº de páginas: 298.

Autoconclusivo.

 

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

Irina es una bella joven de turbio pasado casada con Miguel Tur, un rico empresario ibicenco. La desaparición de Irina y el inesperado desenlace harán que Ballesteros, el prestigioso abogado, y Álex Zarco, el extravagante detective, colaboren de nuevo para tratar de esclarecer lo sucedido. En esta ocasión se adentrarán en el mundo de la prostitución y de la jet set en Ibiza, en una peligrosa investigación en la que Zarco tendrá que emplear todas sus facultades deductivas para resolver el crimen.

Una novela policíaca de corte clásico que sigue las huellas de los grandes maestros del suspense.

 

Sin título-5 Opinión Personal Sin título-5

Ibiza, la isla festiva por excelencia. Acude a nuestra mente una suerte de ciudad de pecado, diversión y euforia, viva en los meses de verano. Pero en “El último caso” renunciamos al tópico arrebatándole ese halo de desenfreno otorgándonos una imagen real de la isla, aquella faceta que solo ven los que viven allí. Los turistas no son los protagonistas de sus calles, sino que descubrimos los órganos vitales que mantienen latiendo la ciudad. Sin embargo, pese a la tranquilidad que se podría hallar, lo que nos muestra Francisco Marín es una historia de intriga, asesinatos y, curiosamente, normalidad.

El desencadenante de esta trama es Irina, una joven y despampanante mujer casada con Miguel Tur, la cual desaparece para la desesperación de su marido. Este episodio tiene un terrible desenlace, que dará paso a la aparición de personajes que ya conocemos de la anterior novela de Marín, como el detective Álex Zarco, el abogado Raúl Ballesteros e incluso el alter ego del autor: Paco Marín. Pese a continuar con la vida de estas personas, realmente, no es necesario saber su pasado para ubicarlos en la nueva novela, puesto que ambos libros son autoconclusivos. Todos estos personajes se implicarán en torno a la experiencia del secuestro de Irina de distinta forma, tratando de buscar un culpable que convirtió a esta joven rusa en una adinerada heredera en un golpe mortal.

 

Por su peso en la trama, Irina es el personaje más relevante. Sin ella no habría novela. Dueña de un turbio pasado que todo el mundo conoce desde la primera página, nunca esconde que su antigua profesión fue la prostitución y que fue así como conoció al que es su marido. Pese al estereotipo de femme fatale que pueda brindar la rusa solo con esta información, es mucho más que eso. Olvidando sus ademanes seductores, el largo de sus pestañas o la carnosidad de sus labios, Irina es ante todo una mujer que ha sufrido y busca tranquilidad. ¿Para proteger su inversión ha llegado hasta un punto de no retorno? ¿Hasta dónde puede haber priorizado su estabilidad? Y, más allá de las sospechas, también tiene su papel de víctima. ¿Lo es? Sin embargo también hay otras vías de investigación: ¿la familia de Miguel Tur veía con buenos ojos la relación con una mujer que aparentemente solo estaba con él por dinero? ¿Ella se quedaría con el imperio que Tur había construido? ¿Y su ex-mujer? ¿No tiene nada que decir? ¿Y si el pasado de Irina llamaba a su puerta para reclamar más y más y más?

Cuando Paco Marín, amigo del matrimonio, implica a Raúl y éste a Álex Zarco, empieza la auténtica investigación. Poco a poco el abogado y el detective toman el relevo de Paco, convirtiéndose éste en un mero apoyo que de vez en cuando da un respiro a la trama de intriga, puesto que sus escenas son más bien desfogues amistosos de su compañero Raúl Ballesteros. Sus diálogos sirven, sobre todo, para dotar de humanidad a la novela. En mayor o menor medida, ambos hombres se abren cuando hablan, sobre sus relaciones, el caso o cosas tan comunes y reales como el paso del tiempo. Todo engarzado de forma realista como una piedra más en la trama que es el colgante que sostiene la novela. Aunque, hay que reconocer que, el autor, aprovecha para poner al día a su amigo constantemente sobre el éxito de su novela, leyéndose entre líneas una constante promoción de “El caso Demichellis”, lo cual, al ser en cada encuentro, pierde justificación a la larga.

Esto sigue dando presencia a Paco, pero es su amigo quien interactuará sobre todo con Irina, hasta el punto de que una atracción empieza a florecer entre ella y Raúl. Y este es el punto que, para mí, ha distorsionado la imagen que ofrecía este personaje. Quizá es porque he leído el primer libro de Marín, “El caso Demichellis” y ahí ya conocí al abogado, pero de repente, éste, toma una actitud que en lo personal no es verosímil con lo que se ha mostrado hasta ahora de él. Un hombre autosuficiente, independiente, al que las relaciones con su ex-mujer y su hija no han tratado especialmente bien, pero que pierde la cabeza hasta un punto insospechado por Irina. Se añade a esto una constante y repetitiva sexualización de la rusa. Y, aunque esto encaje con la imagen que ella da, aunque obviamente él se fija en ella de ese modo porque la desea mental y físicamente, el matiz de la frase es “repetitiva”. Marín destaca siempre las mismas cosas de Irina desde la perspectiva de Raúl, convirtiendo las escenas donde aparecen juntos en algo redundante. Por suerte, ante el detective Zarco, Irina cobra una faceta de mayor autenticidad. Puede ser que, ante la homosexualidad de este personaje, no sea lo primordial que destaca de ella y eso hace que antes que una fuente de lujuria, que una mujer deseable, la acomodada heredera sea una persona.

Zarco también merece una mención especial como protagonista. Es un personaje que llama la atención, con sus luces y sombras, pero sobre todo por su carácter introvertido y respetuoso. Marín no cesa de resaltar la sensación de indefesión que procura el detective y sin embargo, es el que más lejos es capaz de llegar. Pese a que a priori pueda carecer de don de gentes, es capaz de someter con educación y camuflado en una conversación, a un interrogatorio. Es consciente de sus límites ante la ley y su discreción logra que nadie sospeche de cuando las sobrepasa. Resulta refrescante cómo domina la situación desde una posición casi pasiva. Puede que sea un tópico de detective a la hora de colocar bajo este foco a un hombre reservado, sin embargo su aspecto, su pasado y su presente en realidad reflejan una historia de superación personal.

 

Personalmente, la pluma de Francisco Marín se me antoja escueta, directa. Esto es algo positivo a la hora de narrar una novela de intriga, es cierto, pero resulta quizá una desventaja a la hora de reflejar emociones humanas. En su prosa he echado en falta cierta profundidad, siento que impactaba que fuese tan certero y obvio con las sensaciones como con los datos. Creo que daba una previsibilidad a la historia que quizá con más florituras hubiese pasado desapercibida porque me habría enfocado en más cosas.
Pero, y esto es un punto positivo para el escritor, también usaba la realidad a su favor. El autor ha hecho una sutil comparativa entre la profesión de detective en diversos puntos del mundo, usando la figura de Álex Zarco y enlazándola con el pasado de Irina en Rusia. También menciona un incendio que devoró archivos legales en Ibiza, afectando a funcionarios y trabajadores de la ley por igual. Son detalles que dotan de verosimilitud a una trama que a muchos de nosotros nos suena más lejana por no estar presentes en nuestra vida, aunque una desaparición o las muertes puedan sorprendernos en cualquier momento.
También rescataría un punto a favor y que da fuerza de entretenimiento como una trama paralela y es que Marín explota la profesión de Raúl con gran acierto. Añadido a la historia principal, igual que en su primera novela, un caso pende siempre en el pensamiento del abogado y nos permite conocerlo a través de él, como un evento alternativo que resulta, cuanto menos, curioso. Sabe proporcionarle el peso justo como para no perderse o robar la atención a la trama principal, tampoco la complementa, es al margen, pero que nos sirve para saber como trabaja la justicia en según que cuestiones.

 

“El ultimo caso” nos recuerda que a veces la respuesta más obvia no es la correcta, aunque tampoco es una sorpresa su resolución. También es una novela que, pese al peso de sus personajes femeninos, hay una gran sexualización de estos y responde a muchos tópicos de novela de suspenso clásica a la hora de presentarlos. Todas deseables aunque, si es cierto, con más coherencia a la hora de exponer sus problemas o emociones.

Estamos ante una novela de la vieja escuela, no esa oscuridad del “Halcón Maltés”, por ejemplo, pero quizá si sea su camino natural, la evolución de esas aventuras novelescas por excelencia que una vez atraparon tanto al público.

 

Sin título-5PuntuaciónSin título-5

Puntuación calcetín 3

 

Anuncios

11 comentarios sobre ““El último caso” de Francisco Marín

Agrega el tuyo

  1. ¡Buenas! (We, me sentí así como entrando a una habitación metiéndome en la conversación) jajaja. Por más que el libro realmente no me interese, me gustó mucho la reseña que le diste. Siento que fue un trailer del libro jajaja ¡Besos!

    Me gusta

  2. ¡Hola!

    Me alegra que te haya gustado en líneas generales 🙂 Yo ya conocía esta novela, aunque realmente la descubrí en estos días, y no creo que me animase a leerla aunque el género me guste bastante; no sé, hay algunos aspectos que no me llaman mucho la atención, como la actitud de Paco (que a mí también me parecería poco creíble) o lo que comentas sobre el estilo del autor, que en este tipo de historias yo también echaría en falta más profundización o calado. Luego hay aspectos que sí me atraen, como esas amistades que humanizan la novela, pero sigo teniendo más contras que pros para leerla, así que creo que la dejaré pasar 🙂

    Gracias por la reseña. ¡Besos!

    Me gusta

  3. Como alguien que ha crecido en Ibiza, he estado riéndome durante toda la reseña. He empezado ya cuando he visto el nombre de Miguel Tur y he pensado “¡Coño! ¡Ese podría haber ido conmigo al instituto!” Acto seguido he leído lo de “empresario ibicenco” y entonces todo tenía sentido. ¡Alguien se acuerda de nosotros y de que la isla no es solo una orgía de drogas y discotecas! ¡Aleluya!
    Hace mil años que no leo nada de intriga, pero lo de conocer algo de la ambientación y el que digas que es un estilo escueto y directo le suma puntos, así que me lo pensaré cuando se aligere un poco mi pila de pendientes.
    ¡Calcetines con sargantanes ibicencas para vosotras!

    Le gusta a 1 persona

    1. Kate ❤ Jajajaja, de hecho en esta historia todo lo contrario: NO SE MENCIONA EL TEMA FESTIVO PARA NADA. Al menos, no más allá de ambiente de la isla, de como se nota la temporada invernal y estival, jajaja.
      Te animo a, sobre todo, leer antes la primera parte "El caso Demichellis" que transcurre tambien en Ibiza y podrás conocer de primeras a los personajes, jajajaja. A mí, personalmente, me agradó más 😉
      Esperemos que bajen esos pendientes, entiendo lo que es tener un porrón, jajaja.

      ¡Gracias por pasarte! -se hunde en calcetines y le tira a ella- jajajaja

      Le gusta a 1 persona

  4. Creo que no sería un libro escrito para mis gustos, pero me alegra que tenga esos puntos del mundo pasado. Igualmente dudo leer una historia así algún día, porque hay muchas más que me llaman más la atención no porque la considere mala, o así, la trama.

    Gracias por la reseña, nos leemos

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenas!
    El tema de que la protagonista sea una antigua prostituta no sé si me convence del todo coma aunque si da pinceladas sobre ese mundo pasado puede ser interesante, también pienso que se me puede hacer desagradable. Es algo que no me gusta recordar que existe.

    El tema de que el personaje masculino se tergiversa por enamorarse entre comillas de la femenina es algo que veo bastante y que no me gusta nada. Hace que no me crea el personaje.

    Hay una parte de la reseña en la que estoy completamente de acuerdo, y es que siendo extremadamente sencillo a narrar es difícil los más bien los sentimientos.

    No tiene mala pinta en general la novela, pero tampoco creo que vaya a leerla en un futuro cercano.

    Abracito!

    Me gusta

    1. Hum… si lo que te frena es eso, creo que no debería preocuparte, más que nada porque lo menciona y es más el tema de las consecuencias sociales que acarrea haberse dedicado a ello que el mundo de explotación en si que hay detrás o la trata de blanca.

      Con lo del enamoramiento, es lo que dices, de repente cambia tanto su carácter que pierde realismo el personaje, lo cual es una pena.

      En cualquier caso, si te animas más adelante a leerla, ya comentaremos impresiones, sino… seguro que tenemos muchas más lecturas en común, jajaja.

      Gracias por pasarte, Stiby 😉 ¡Calcetines a montones para ti!

      Me gusta

  6. ¡Hola!

    Pues me parece una novela interesante, sobre todo a quienes les guste este género. Me ha gustado y me ha intrigado el personaje de Irina, la rusa sexualizada que es mucho más de lo que aparenta jeje Y una pena que la pluma del autor sea así como escueta y directa, y no destaque en profundizar emociones.
    Personalmente, este género siempre me echa para atrás, y pocas veces me suele atraer. Desgraciadamente, la trama no me llama demasiado, así que no la veo para mí.

    ¡Pero muchísimas gracias por darla a conocer!

    Le gusta a 1 persona

    1. De hecho, porque Irina esconde mucho más tras esa hipersexualización, sino sería tremendamente tediosa como personaje, jajaja. Si que merece la pena conocer un carácter como el suyo, porque resulta mucho más común y realista de lo que la gente está dispuesta a admitir.
      En cualquier caso, gracias por leer la reseña aunque a priori no entre en tus gustos ❤

      ¡Calcetines a raudales para ti! ❤

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: