“Las crónicas del Otro Mundo” de Carlos López y Adrián E. Belmonte

Portada Las crónicas del Otro Mundo

Título: Las crónicas del Otro Mundo.

Autores: Carlos López y Adrián E. Belmonte.

Editorial: Amarante.

Género/s: Fantástica. Distopía. Ciencia Ficción.

Nº de páginas: 946.

Autoconclusivo.

 

 

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

Una novela de ficción distópica proyectada sobre la psique humana. Si, tal como afirman algunos científicos, existe una consciencia global que nos conecta a todos, una “psicoesfera” en la que habitamos de manera inconsciente, entonces ¿puede ser esta manipulada? Y, si así fuera, ¿con qué intenciones se realizaría dicha manipulación? Un universo habitando en nuestros subconscientes… ¿Qué clase de naturaleza podría albergar ese plano alternativo de la existencia por el cual fluirían nuestros pensamientos sin ni siquiera darnos cuenta? Estas fueron las preguntas que prendieron la chispa para que los autores comenzaran este viaje.

Frank Hopper ni siquiera tiene ese nombre. En realidad, la vida del sujeto A-107, no tiene más sentido que el de participar en una serie de experimentos sobre el subconsciente colectivo junto a otros niños con capacidades psicológicas similares a las suyas. Durante la guerra fría, las dos superpotencias mundiales, con tal de encontrar aplicaciones militares que les proporcionaran una nueva ventaja sobre el enemigo, realizaron una serie de investigaciones en campos muy diversos y hasta ese momento desconocidos. En un emplazamiento secreto, durante los años del proyecto de espionaje psíquico Stargate, el joven Frank Hopper será llevado a una base militar en donde descubrirá que la vida allí no resulta fácil. Aquellos niños dejarán de serlo para comprobar lo difícil que puede ser el caótico mundo de los sentimientos, toda vez que el experimento aumenta sus habilidades para habitar en un campo de la realidad distinto al que pertenecen, el Otro Mundo.

 

Sin título-5 Opinión Personal Sin título-5

A-107 tiene la misma rutina diaria desde ahí a donde su memoria puede remontarse. Ningún estímulo externo puede perturbar las acciones de su día a día, en su vida no tiene cabida la influencia del arte, la interacción social, la inquietud cultural o el cariño. A-107, conocido como Frank Hopper, acude metódicamente y contabilizando sus pasos frente a un lago cada día junto a sus compañeros y, durante un puñado de horas, se limita a observar. Pero por primera vez sucede algo distinto y vislumbra un ave oscura flotando en las aguas. El proyecto ha dado sus frutos.

Hopper es trasladado a una base militar donde conocerá a otros niños, un pequeño grupo con unas habilidades similares a las suyas. ¿Pero qué capacidades son estas? Sometidos a las drogas y la extenuación mental, al encierro en la base y la interacción de unas personas concretas, serán los ratones de laboratorio más poderosos a los que nadie se ha enfrentado jamás. Y así es como, junto con Frank, conoceremos la manipulación del Medio, el Otro Mundo.

¿Cómo es ese Otro Mundo que, colectivamente, nos conecta a todos? ¿Cómo son esos niños que pueden acceder a través de su inconsciencia ahí hasta el punto de llegar a alterar allí su aspecto, de jugar hasta con las leyes de la naturaleza que en nuestra realidad nos parecen inamovibles? Frank forma parte de ellos y descubre a sus cinco compañeros sin las limitaciones de nuestro mundo y, sobre todo, a Angelina. Dulce y tímida niña en silla de ruedas en la base militar, apenas capaz de mirar a los ojos a Frank durante los primeros días aunque sea evidente que lo que les une es más que una mera amistad, dura y descarada mujer en el Otro Mundo. Señora indiscutible. Angelina, en sus dos vertientes, nos muestra una dualidad impactante, como un desdoble de personalidad entre la pasividad y la autoridad, la ingenua sumisión y la brutal e implacable superioridad. Y, precisamente esos niños tan atrapados como Frank, esconden un secreto de él y de los adultos. Algo que pasó en el Otro Mundo.

Sí, esta sería el mundo que nosotros conocemos, pero… hay más, mucho más. ¿Qué tiene que ver un mundo dominado por animales con el nuestro, con la historia de Frank Hopper? La República de Animalia ha llegado a una justa democracia donde un búho es la voz de miles de animales que viven con normalidad su día a día en una civilizada sociedad. La ley de la selva, del más fuerte, ha caído en el olvido. Depredadores y antaño víctimas conviven en comunión pacífica como si fueran seres humanos, pero el protagonista  de este lado de la historia es el cuerpo militar de arqueros constituido por los mejores y más certeros perros. El enemigo común de estos: los seres humanos… al menos, públicamente, pero una sublevación orquestada por las altas esferas pueden hacer tambalear la realidad tal y como ellos la conocen.

Los autores, tras ubicarnos en este nuevo paradigma nos dan a conocer a unos animales protagonistas: Lobo, Víctor, Dexter, Axel… todos ellos perros vinculados de una u otra forma a este cuerpo de arqueros, nos hablan de la política y la rebelión instigada por el hallazgo de un humano cuerpo femenino que alberga un poder inigualable. Una auténtica arma dormida, conocida como Vistinu, aquella que pudo ser una Señora del Abismo. Y también nos mencionan al dios de estos animales, a Rozner, un mito que transcurre de generación en generación.

A priori las conexiones entre, al parecer, tan dispares historias apenas si pueden intuirse. Pequeñas pistas salpican la novela más es difícil de apreciar hasta prácticamente cuando nuestros escritores desean que tú te des cuenta. Juegan con el desconcierto del lector, alimentando la curiosidad y las expectativas. Y, sin embargo, en la resolución, todo encaja con mayor o menor sentido, pero lo hace.

“Las crónicas del Otro Mundo” es una obra literaria que se divide en cuatro partes, todas ellas bien diferenciadas entre sí, sobre todo las dos primeras. A partir de la tercera, es cuando la novela comienza a fusionarse lentamente. Se podría decir que tanto la primera como la segunda parte se podrían leer de forma totalmente independiente, ya que en una tenemos la guerra fría como protagonista y a Fran Hopper y sus compañeros y, en la otra, viajamos a este mundo donde si bien reconocemos países, regiones e islas como las de nuestro mapamundi habitual, son los animales los que se han adueñado de nuestra civilización y tecnología y el ser humano el gran enemigo por excelencia. A priori.

Existe un puente entre ambas realidades y más que un algo, éste es un quién.

La originalidad está presente en toda la obra pero uno de los aspectos más relevantes de ésta, a mi juicio, es que es una novela escrita a cuatro manos. Nuestros dos autores han debido complementarse para dejarnos unos marcados giros de acontecimientos e influyentes personalidades animales y humanas plasmadas en estas páginas. Indudablemente esto es positivo, puesto que la inspiración tiene dos fuentes y los conocimientos se multiplican por dos pero también, creo haber visto, rastros de ambos autores. Por ejemplo, en diversas ocasiones tenemos varios personajes que viven la misma situación (pongamos, quizá, un evento de una guerra que ya vivieron y rememoran) y nos ubica una y otra vez en el mismo sitio desde distinto punto de vista. Lo que puede complementar, también puede pecar de repetitivo, sobre todo si es desde la perspectiva de un personaje que podría absorber perfectamente sus funciones otro de la historia con mayor peso, ya que directamente alguno no tiene demasiado protagonismo en esta, pero hemos conocido demasiado de él. Creo que, al intentar que conozcamos y empaticemos con muchos nombres, acabamos sabiendo demasiado de personajes que luego no son verdaderamente relevantes, algo que he podido percibir sobre todo cuando la historia gira en torno al mundo animal.

Eso sí, los que si representan una figura indispensable en la trama, tienen una personalidad muy definida y profunda. Muchos de estos animales a los que anteriormente hice referencia gozan de una evolución y unas dudas de lo más humanas y honestas. Dexter, un can del cuerpo que alcanza un rango mayor por la desaparición de su superior, Víctor, demuestra una vacilación que no casa con la dureza de su personaje, pero precisamente eso le dota de credibilidad. Sabe que sucede algo y una parte de él se plantea no investigarlo, asumiendo que tiene un puesto al que debe unas responsabilidades para con sus subordinados y no puede exponerse a descubrir la incertidumbre que rodea a Víctor… sin embargo, descubrimos su lealtad al no ser capaz de darle la espalda. La mayoría de nuestros personajes se enfrentan a esta clase de sino, lo cual los hace muy verosímiles. Pecan de viscerales o de dubitativos, tienen que ordenar constantemente sus prioridades como nosotros cada día. Son, en definitiva, personajes con matices.

Los temas que Carlos y Adrián son capaces de abordar en la novela son innumerables: desde el sacrificio hasta la política, desde la decadencia y el fracaso a la búsqueda de aspiración, desde la divinidad y aspectos más filosóficos a la premisa de la psicoesfera en la que se basa el libro o las creencias más antiguas, primitivas e irracionales.

Si bien son conscientes de son cosas complicadas y tratan de explicarlo llega un punto donde dejan de dártelo todo mascado y es tu mente la que debe encajar las piezas, pudiendo hacerlo con todas o no. Confían, sobre todo en la recta final donde aúnan todas las tramas, en que a través de escenas sueltas seas capaz de no ver solo el árbol sino también el bosque. Y digo escenas y no capítulos porque tengo la sensación de que la inspiración audiovisual está muy presente en ellos a nivel narrativo. Estos autores te dan una acción, una descripción de esta, para que tú captes el significado sin que te lo deban explicar desde el punto de vista de ningún personaje. Te hacen asociar ideas y conceptos de lo que te han hablado durante toda la novela, lo cual resulta muy estimulante pero, también, puede convertir la lectura en un reto. Ésta es una novela que merece atención y tener la mente despierta cuando te sumerjas entre sus páginas.

También es cierto que, a mi juicio, debes estar receptivo con lo que vas a leer. No solo por el tipo de temas que abarcan sino por la cantidad de conexiones y tramas que se llevan a cabo en libro. Son casi mil páginas que dan para mucho y que te exigen que, de principio a fin, tengas en cuenta todo lo que ha ido sucediendo en ellas puesto que está cargada de significados que tendrán sentido llegado a cierto punto, no antes.

 

Sin título-5PuntuaciónSin título-5

Puntuación calcetín 3

 


Por supuesto, queríamos agradecer a Adrián E. Belmonte y a Carlos López el habernos dejado formar parte de este caótico e interesante mundo. Mundos. Realidades. ¿Cómo llamarlo? Armar una trama con una premisa como esta no debió ser nada sencillo pero sin duda, ha funcionado y, más aun, como han logrado mezclar ciertas cosas. Gracias, escritores, por esta aventura tan fuera de lo normal.

Anuncios

15 comentarios sobre ““Las crónicas del Otro Mundo” de Carlos López y Adrián E. Belmonte

Agrega el tuyo

  1. ¡Hola! Me gustó mucho tu reseña, igual no puedo creer que hayas leído un libro de 900 páginas y haya sido puntaje de 3 medias. Yo no sabría si lo hubiera terminado. Besos 😘

    Me gusta

  2. Lo cierto es que nunca he confiado mucho en las obras creadas a cuatro manos, pero tras leer “La Segunda Revolución” he cambiado de opinión. Me gusta que hables de originalidad y de que es una novela con pistas 🙂 adoro ese reto que nos ponen algunos autores, sobretodo cuando las cazas al vuelo. Así que me lo apunto. Un besazo!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Uy, a este si que le tengo ganas. Además como buena “Audiovisual” que soy me parece muy interesante lo que comentáis de la sensación que os deja de estar ante escenas y no tanto capítulos. También es muy interesante el hecho de que esté escrito a cuatro manos, algo que no siempre es fácil. Intentaré darle una oportunidad este verano para perderme en su mundo. Ya os contaré cuantos calcetines me encuentro. 😎

    Le gusta a 1 persona

  4. Muy buenas!

    ¡Qué extraño todo el argumento de este libro! Muy original, eso desde luego, pero me parece un poco complicado de seguir, aunque me encanta el tema de la dualidad de mundos y desdobles de personas, de hecho el libro que estoy leyendo se basa un poco en eso y me tiene enganchadísima (La llegada de los tres, la segunda parte de La torre oscura).

    Me resula extraño que todo encaje al final, porque de verdad parece un argumento rarísimo, pero me gusta eso de que vayan dando pequeñas pistas para que al final digas ¡ahhhh!.

    Eso que comentas de repetirse un poco al escribir desde diferentes puntos de vista lo he visto más de una vez y a mi también se me hace cansado a veces, cuando retoman una y otra vez algun suceso del libro. Y no sólo en novelas escritas a cuatro manos, claro.

    Coincido muchísimo contigo en lo último que dices y es que hay que estar receptivo para leer un libro, cualquiera, pero más aún uno de 1000 paginas. Creo que si te fuerzas a leerlo puedes dejar de disfrutarlo, como me ocurrió a mi con fuego y sangre por ejemplo.

    Aunque no haya sido perfecto me alegra que te haya gustado.
    Besitos!

    Sólo un capítulo más.

    Le gusta a 1 persona

  5. ¡Hola guapa!

    Me alegra que te haya gustado en líneas generales, a pesar de los “peros” que comentas 🙂 No conocía esta novela, pero ha sido ver el nº de páginas que tiene y los temas que trata y huir despavoridamente xD Además, con lo despistada que soy yo y lo fácil que me salgo de la lectura si no me está interesando o enganchando mucho, lo llevaría muy mal con esta novela, sobre todo si dices que hay muchas tramas conectadas y hay que prestar atención a todo lo que va sucediendo porque puede estar relacionado con algún tema en concreto. Vamos, que me enteraría de tan poco como nada jiji Salta a la vista que la novela es original y que trata temas de lo más relevantes e interesantes, pero no coinciden mucho con mis preferencias lectoras, así que aunque haya giros argumentales y un sinfín de temas o debates relacionados con la personalidad y la psique, yo la voy a dejar pasar, que no es una lectura para mí :’)

    Gracias por la reseña. ¡Besos!

    Le gusta a 2 personas

  6. ¡Hola!

    Siendo sincera, me ha pasado lo mismo que al autor o autora del comentario de arriba, y es que me he perdido bastante con el tema del libro y la reseña en general.
    Quizás me he perdido muchas cosas que pretendías transmitir, así que perdóname ya de antemano. Por lo que he podido visualizar, creo que es una novela bastante compleja y podría decirse que peculiar. ¡Y de muchísimas páginas! Me da que este libro no es para mí en absoluto, aunque admito que me ha llamado la atención la historia que involucra a los animales, y que además estos tengan una personalidad y evolución muy marcadas.

    ¡Gracias por la reseña, y un placer conocer este libro a través de este blog!

    Le gusta a 2 personas

  7. Pues muchas gracias por la reseña, o enhorabuena por sobrevivir al Otro Mundo: aplicadlo como más se adecue a la situación. Nos encantan las críticas de las que podemos aprender y nos habéis regalado una con muchos matices, con lo que estamos más que contentos de que este comando élfico se haya asomado al Otro Mundo y vuelva intacto, sin roce alguno de flecha ni nada.
    ¡Reblogueamos, por supuesto!

    Le gusta a 1 persona

  8. Debo reconocer que no me he enterado de mucho en esta reseña. Supongo que casi mil páginas y con una trama tan compleja deben de ser casi imposibles de resumir, sobre todo sin hacer spoilers. Aunque sí me llaman la atención esas historias en las que empiezas a ver conexiones (o sentido, incluso) solo después de muchas páginas, temo que esta sería un poco demasiado para mí. ¡Calcetines confusos para allá!

    Le gusta a 2 personas

      1. Por supuesto, no querría que los elfos se quedasen sin su libertad, pero me da un poco de miedo perderme en ese otro universo paralelo. ¿Y si acabo en el reino de los animales y me comen? D:

        Le gusta a 1 persona

      2. Pero no, eso no podría ocurrir, porque
        (y no seguimos porque haríamos spoilers, y con el cuidado que han tenido los elfos con no hacerlos en esta entrada, quedaría un poco feo que reventásemos nosotros nuestra propia historia).
        De todas formas, nosotros no poseemos control alguno sobre los malvados dirigentes de Correos fans de LCDOM. Esperemos que los calcetines que acaben en el limbo no pesen sobre tu conciencia…
        O al menos que no pesen tanto como el libro, que pesa un huevo.

        Le gusta a 1 persona

Responder a Silencios Entrepalabras Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: