“La historiadora” de Elizabeth Kostova

portada la historiadora

 

Título: La historiadora.
Autor: Elizabeth Kostova.
Editorial: Urano.
Género/s: Histórica, thriller.
Nº de páginas: 704.
Autoconclusivo.

 

 

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

Durante años, se le ha considerado un mito, una leyenda que llena de miedo el corazón de los campesinos supersticiosos. Pero ahora, alguien ha decidido descubrir la verdad. Paul, un profesor de Historia, revela por fin a su hija la tarea a la que ha dedicado tantos años. Tras la desaparición de su amigo el profesor Rossi, Paul se sumergió en una angustiosa búsqueda que le llevó a través de antiguas bibliotecas en Estambul, monasterios en ruinas en Rumanía, remotas aldeas de Bulgaria… Cuanto más se acercaba a Rossi, más cerca estaba también de un ser que ha dejado un rastro sangriento a través de la historia, en viejos manuscritos olvidados, en canciones susurradas al oído. Un ser al que temían tanto antiguos sultanes otomanos como los actuales servicios secretos. Paul y su hija saben que él está cada vez más cerca. Y en sus corazones retumba una pregunta angustiosa… ¿Es posible que exista realmente… Drácula?

 

Sin título-5 Opinión Personal Sin título-5

¿Hasta qué punto conocemos al regente al que sus propios súbditos temían y que hizo temblar al imperio otomano, a la figura histórica que ostentó una larga lista de cruentos crímenes, al hombre que inició una leyenda sobrenatural que perdura hasta el día de hoy? ¿…Qué sabemos de Drácula? “La historiadora” es una novela que te invitará a saber quién fue Vlad Tepes de la mano de sus protagonistas. Todo comienza cuando Paul, estudiante erudito de Oxford, se percata de la presencia de un libro ajeno a los que ha tomado prestados sobre la mesa de la biblioteca en la que se halla. El volumen es distinto a todos los demás, todas sus páginas impolutamente blancas… hasta llegar al centro de éste, donde un dragón con la cola enroscada ocupa dos hojas. Solamente eso. Su vida de estudios, inmóvil y pasión intelectual da un vuelco cuando lo comparte con el director de su tesis, el profesor Rossi, y éste, le muestra un libro idéntico que llegó de la misma manera mucho años atrás a él. El dragón es un secreto, una invitación, una maldición. Esa misma noche Rossi desaparece. Paul se lanza tras su pista, rompiendo toda la monotonía y seguridad de su existencia.

Si estás esperando una especie de novela al estilo de Dan Brown y su protagonista Robert Langdon tengo que decirte que, aunque hay cierta similitud en el tipo de historia, no comparten más característica que el desentrañar la trama a través de elementos culturales. En este caso, además, con un toque de la fantasía del terror que inspiró Bram Stoker. Al escritor gótico se le puede apreciar entre las líneas que escribe Elizabeth Kostova, la fuente de la que bebe para moldear su libro. No solo hace mención de él y trata el mundo vampírico tal y como él lo concibió sino que se nutre de su forma epistolar de narración. La trama da saltos en el tiempo entre el pasado, encarnado por las cartas de Rossi y las de que escribe Paul a su hija, el presente, con la voz de la descendiente de Paul, y el futuro, también guiado por ésta. Es un original método de narración que no pasa desapercibido si bien es cierto que cambia muy bruscamente el ritmo de la lectura. Las cartas de Paul cuentan una vida que apenas es capaz de contar en pequeñas dosis a su hija y cuando dan un salto al presente de ella, de repente, te obliga a soltar el aire contenido de la emoción anterior de golpe, con una pequeña punzada de frustración, pues el cambio resulta tedioso. Elizabeth es muy dada a hacer unas descripciones exhaustivas de los lugares que pisan sus protagonistas y, sobre todo al principio de la novela, esto no fácil de digerir. Aún no sabes los derroteros que va a tomar la historia y al comienzo las acciones de los personajes son más bien insípidas y rutinarias, una estabilidad que tiene que mostrarte para luego darle un giro, pero que no deja de ser una prueba para el lector sobre si seguir o no la novela. Por suerte, si supera esos momentos más aburridos, encontrará el oro debajo de ellos.

Una cosa que me ha llamado extraordinariamente la atención es que es una historia verdaderamente tranquila prácticamente hasta el final. Hay acción, por supuesto, pero en puntos muy concretos de la trama y los descubrimientos y los momentos de casi más tensión son a través de papeles y datos escondidos en bibliotecas públicas o privadas. Aunque se hayan tenido que movilizar de un país a otro, aunque conozcan a diversos y extravagantes personajes, tanto Paul como Rossi, son unos auténticos historiadores de manual. Su función motriz es indagar a través de conversaciones, de libros y resguardos. Elizabeth Kostova construye una novela cuya base y gran arma es la información. Inventada, real o no, hay un trabajo muy laborioso detrás por parte de la autora para que las piezas encajen, para que la historia de Drácula, del sultán Mehmed II, del imperio otomano, el peregrinaje y de las profundidades de Valaquia cuadren a la perfección en su narración. Es una hazaña harto complicada y ella lo logra con sentido.

Hay personajes que no he deseado revelaros pues es mucho más interesante que los conozcáis vosotros mismos en la propia novela, he descartado hablaros de una protagonista que acompaña a Paul y es uno de los engranajes principales de la trama porque todo lo que os pueda decir de ella atañe a unos descubrimientos que es mejor que apreciéis de primera mano. Pero si puedo hablaros de Rossi, de Paul y de su hija. Todos ellos comparten una aptitud sin parangón para la historia, para la búsqueda de información y una voluntad e instinto destacables. Y, salvo la hija, a la que no conocemos tanto como a sus predecesores, todos tienen miedos, dudas e inquietudes. Quizá lo único que podría mencionar negativamente es que muchos de los diálogos son excesivamente asépticos, entiendo que la mayoría de los que intervienen en la novela son eruditos, pero dejar entrever su debilidad y su temor sin la cortina de su corrección intelectual hubiese sido más realista. No dejan de ser humanos. Aunque es algo a lo que, en primer lugar, te acostumbras por la dinámica de la novela y, segundo, la autora corrige cuando más cerca están de un peligro evidente.

Drácula y su historia son el motor de esta novela, tanto su realidad como su leyenda. Lo bueno es que Elizabeth te hace conocer a los seres malditos y sin alma desde un punto de vista cultural. No solo está presente la literatura de Stoker, también la mitología griega, las leyendas de ciertos monasterios, las epidemias en Estambul. Hace un mejunje de fantasía y realidad que funciona pues incluso con la aparición de los No Muertos hace que quede creíble con una base histórica y no simplemente sobrenatural. Además no se recrea en los aspectos más poéticos de los inmortales, sino en el terror, el que el ser humano es capaz de aceptar y tolerar en su cabeza. No hablamos de los vampiros y te explica su modo de vida, no indaga en eso porque no es importante, lo que es crucial es como afecta a nuestra consciencia, a nuestro instinto y a nuestra realidad. Ese factor si me agradó, pues no permite que te recrees en fantasías románticas.
Como gran figura en la trama, Drácula hace su aparición. Aún no sé si me ha convencido o no. Quizá las inquietudes que mueven a actuar a este gran personaje es lo que me chirría. No es tanto lo que desea sino cómo y la forma en que lo da a entender. Considero que pese a que todo el libro gire en torno a él, hubiese sido más creíble no llegar a interactuar en un diálogo y dar a conocer una personalidad que, probablemente, oculta en las sombras y tan solo percibiéndola hubiese demostrado un efecto más demoledor e impactante. Jugar con grandes personajes con seriedad suele acabar siendo decepcionante porque todos esperamos algo distinto. Quizá si la autora, ya que deseaba explotarle, le hubiese concedido más espacio en la novela en primera persona, habría ayudado más a asumirle tal y como ella quería reflejarle. Pero, insisto, el misterio hubiese sido un aliado más potente.

“La historiadora” es una novela recomendable para aquellos que deseen conocer por un medio menos clásico las habladurías y leyendas que alzaron la figura de Vlad el Empalador como el vampiro Drácula. Contiene momentos mucho más lentos y es una historia poco convencional dentro de que es más densa y configura sus averiguaciones por medios más intelectuales y epistolares. Acompañar a los personajes en esta aventura es ponerse en la piel de un historiador, con la paciencia infinita de aquellos que desengranan la historia poco a poco… incluso en sus momentos más lentos y tediosos.

Sin título-5PuntuaciónSin título-5

Puntuación calcetín 3

________________________________________

Recuerda que si hay algún libro que te interese que reseñemos, tenemos una sección de peticiones.

En caso de ser editorial o autor, tenéis nuestro correo en la sección de contacto, al igual que un formulario con el mismo fin.

Anuncios

3 comentarios sobre ““La historiadora” de Elizabeth Kostova

Agrega el tuyo

  1. ¡Hola! Había visto este libro en algunas partes, pero hasta ahora no me había fijado realmente. Me llama la atención, tras tus palabras, pero como dices que es un libro tranquilo, con pocos puntos de acción, la verdad que eso me echa un poco para atrás… Por el momento lo dejaré, porque además tengo un libro pendiente también sobre el tema de Drácula. ¡Ya te contaré! ¡Gracias por esta reseña!

    Le gusta a 1 persona

    1. El ritmo tiene muchos momentos donde es muy lento y hasta que no te metes en la historia (que tarda en pasar) puede complicarse un poco y sé de muchos casos donde este libro se ha atragantado. En lo personal, eso, si te interesa el tema Drácula si que es muy interesante pero te recomiendo no priorizarlo especialmente. ¡Si al final te animas, antes o después, coméntanoslo para saber como lo estás llevando! Jajaja o ese libro de Drácula, que ya que nos hemos metido de lleno con él…
      ¡Gracias a ti por leernos! ❤

      Me gusta

Responder a therobluezar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: