“Un pueblo murmullo” de Alicia Mateo

51jASyegcoL

 

Título: Un pueblo murmullo.

Autor: Alicia Mateo.

Autopublicada.

Género/s: Romántica, contemporánea.

Nº de páginas: 273.

Autoconclusivo.

 

Sin título-5 Sinopsis Sin título-5

“Un pueblo murmullo” es la historia de un amor y de una vida que discurre por los caminos de la verdad y de la mentira, de la deformación a través de la palabra. El libro puede clasificarse como una novela romántica y sentimental, dirigida tanto a mujeres como a hombres, que aborda una historia de amor de dos jóvenes inadaptados que se ven obligados a soportar las presiones creadas por un medio que los acusa injustamente. Ser un adolescente no es tarea sencilla, sobre todo si se tiene que luchar contra un vendaval de críticas infundadas y basadas solo en prejuicios. La obra aborda también el tema de las presiones de grupo y cómo estas pueden dañar la autoestima.

Es esta una novela romántica juvenil y adulta a la vez en la que se cuenta que, frente a la falsedad de los rumores injustificados, la realidad se encuentra plagada de secretos que han sido silenciados por sus protagonistas, pero que tienen un alto grado de autenticidad.

Mediante los gestos y las palabras de Julia, Sara, la protagonista, la identifica con el primer gran amor de Pablo, su padrastro ya muerto, y consigue sustraerse y recomponer una historia llena de sugestión a la que ella misma se vincula. Son las expresiones de Julia las que provocan que la joven, en un acto de reminiscencia, evoque y recuerde su propia adolescencia y unas vivencias que permanecían ocultas en la parte más profunda de sí misma, ocultas por el tapiz del olvido. Es de esta forma como Sara revive su pasado y la huella de un amor que se encuentra entre penumbras, igual que ella misma y su propia identidad.

Realidad, fantasía, memoria y amor se entrecruzan y dan como resultado una novela sentimental que trata sobre el valor desfigurador de la palabra hablada, que puede distorsionar hasta las percepciones más íntimas. Porque, a veces, la autenticidad sólo puede darse a media voz y entre susurros.

 

Sin título-5 Opinión Personal Sin título-5

“Un pueblo murmullo” habla del poder que ejercen sobre nosotros las palabras. El peso negativo, doloroso y transformador de éstas. La percepción externa que se refleja en los susurros de la sociedad, aquella que nos vigila y nos obliga a reaccionar en consecuencia hasta el punto de perdernos a nosotros mismos, de llevar máscaras, de buscar una aceptación imposible que te distancia de tu auténtico yo.

Alicia nos presenta a Sara, una universitaria que nos cuenta las experiencias que han marcado de alguna forma su vida, enfocando su presente como una consecuencia directa de su pasado, incluso del que ella no formó parte porque incluso lo que no ha pasado ejerce sobre nosotros un efecto: una historia de amor truncada de su abuelo fue crucial para su propia existencia a día de hoy, un padre ausente que reprodujo sus rasgos en su hija y simbolizó un estigma para ella, unos crímenes sin pagar que, años más tarde, continuarían pasando factura hasta recaer incluso en Sara, que no los cometió y ni siquiera fue testigo. Pero supo la verdad. La verdad pura, sin mácula ni empaño de las palabras compartidas en susurros de la masa que compone la sociedad.

Esta historia está contada de una forma excepcional, fuera de lo común, sin embargo no he notado la pluma de la escritora lo suficientemente curtida como para, con su voz propia, encontrar viable ese camino. Solo una porción de la novela está narrada de manera lineal, la estancia de Sara en su pueblo, tanto lo anterior como lo posterior a estos capítulos son saltos en el tiempo que si bien sirven para ubicarnos y conocer mejor a nuestra protagonista, considero excesivamente enrevesados, no por su contenido sino por su narración. Era contemplar un esquema cada vez más complejo donde los hilos que había que seguir iban perdiendo definición, convirtiéndose fácilmente en divagaciones que te distanciaban de la historia narrada. Hay un pensamiento profundo escondido en las palabras de Alicia pero me daba la sensación de que sus momentos de reflexión desequilibraban la lectura, como si mucho de los párrafos que tenía ante mí aún no hubiesen sido convenientemente depurados. A veces me recordaban más a una conversación interesante donde el fluir de los pensamientos te llevaban más lejos de lo que habías pretendido en un inicio, llegando incluso a repetir mismas expresiones o ideas en un lapso muy corto de tiempo como para no darte cuenta. En la palabra escrita todo queda registrado y como lectora era imposible pasarlo por alto. “Un pueblo murmullo” es, a mis ojos, una novela en bruto, a la que literariamente aún le falta la depuración de un editor.

La novela se va engarzando, curiosamente, en diversas historias de amor. El hilo conductor es Sara, la cual es consciente de la pureza que contienen estas relaciones precisamente por un detalle: no han sido aireadas, nadie las ha transformado ni mancillado. La  primera, desconocida y escondida, fue la de su propio abuelo con una argentina y que llegó casualmente a sus manos en formato de carta. Esa fue el inicio de la vida de la propia Sara pues si esa relación hubiese triunfado, ella no existiría. La segunda, la de sus propios padres, de la cual solo somos realmente conscientes del abandono del patriarca. Después se presentará a su padrastro y una conversación del pasado en la que menciona a una profesora que conquistó su corazón. La última será la de la propia Sara. Cronológicamente hablando sería así pero de la primera que los lectores sabemos es de la de Mario, su padrastro, pues Sara encarna a aquella maestra en Julia, su propia profesora en la universidad de arte. Con ella comprendemos el concepto de la mitificación, pues una parte de Sara quiere que Julia sea esa mujer y cuanto menos conoce de la docente, más la puede adaptar a aquella imagen que Mario confeccionó vagamente para ella. A su vez, como diría Conor Lawlor: “Cuando no conoces a alguien son más interesantes. Pueden ser lo que sea que quieras que sean. Pero cuando los conoces los limitas”. Interpreto que esto le sucedió a Sara: sintió cierta identificación con Julia y no quería perturbar eso, pese a que cuanto más la va conociendo, a ella y su frialdad, aunque sea en ese rol de profesora-alumna, más afinidad y empatía va creciendo hacia Julia.

Llega la ausencia de padre, el cual abandonó a su familia y con ello, inconscientemente, condenó a Sara. Su parecido la hace cargar con la penitencia que correspondería a su padre, toda clase de comentarios llegando a sus oídos, sobre todo en su pueblo que a la mínima que se habla negativamente de ella lo achacan a que es hija de quien es. La fuerza de las raíces está intrínseca ahí, pues el pasado de nuevo movió una ficha y el efecto se vio contemplado mucho tiempo después. Pero está la cara positiva de la moneda: Mario, su padrastro. En él se representa un alma afín y dispuesta a no juzgar y con la que Sara se sentirá íntimamente ligada. El vínculo familiar, en el mundo de las apariencias, significa algo de puertas para afuera pero con Mario, al que no le une la sangre, si lo hace una auténtica relación filial. Serán padre e hija, auténticos. Ojalá pudiese reconocer en su propio rostro marcas de identidad de Mario pero lo que comparten es algo mucho más importante: las emociones, la comprensión, el amor y una empatía hacia las vivencias del otro.

La propia historia que vive Sara nos hará ser testigos de lo retorcida que puede ser la mentalidad de la humanidad, la hipocresía con la que cerramos los ojos ante la verdad a cambio de mover la lengua para retorcerla hasta convertirla en algo irreconocible. Esto afecta profundamente a Sara, agobiada por todas las miradas hasta el punto de encontrar una especie de santuario en el pueblo a la hora de la siesta, cuando está vacío por el calor y el sueño. Solo ahí conocerá a Roberto, la oveja negra forzosa del pueblo, el paria más grande y el personaje más honesto de la novela. Esta será otra relación privada para las habladurías, manteniéndose en secreto para que no pierda su brillantez y su pureza. Pero las cosas no siempre salen como queremos.

Mi conclusión ante los personajes es contradictoria. Empatizaba con ellos, me los creía en su mayoría, sobre todo a Sara en sus momentos de máxima angustia, la adolescente de diecisiete años que pululaba por un hábitat hostil al que tenía que sobrevivir. Pero cuando, por ejemplo, hablaba en los diálogos no me parecía un vocabulario apropiado para ella en esas circunstancias. Entiendo que el tono de la novela sea reflexivo e íntimo, dado a la introspección y que está contada por una Sara más adulta, ya curtida y autosuficiente… pero los diálogos en el pasado son demasiado correctos, no son acordes a la edad de la inocencia, por norma general.

La idea de la novela si me resulta muy potente, pues los acontecimientos que propician el “despertar”  de Sara son muy impactantes e inesperados. En ningún momento me imaginé que los tiros irían en esa dirección, más bien que nos quedaríamos con los pensamientos profundos de una adolescente sobre el daño que hacen las palabras mal usadas y las historias transformadas a nivel social, más por su sensibilidad o falta de adaptación con esa clase de gente que por otra cosa. Pero Alicia lo lleva a otro nivel. Hay personas que cargan con esas consecuencias en forma de cicatrices. Lo que podía ser catalogado de las fobias sociales de una niña acaba siendo un problema real y repulsivo, doloroso y fatídico. La historia va ganando una gravedad cuando al principio de ésta parecía mucho más ligera.

El final me ha sorprendido gratamente. Cierra de alguna manera un círculo de una manera que considero realista. El reencuentro del pasado y del presente, la realidad palpable de los cambios que cada uno sufre en sus propias carnes, en sus propios pensamientos, también el peso de las decisiones que nos han ido encaminando día tras día hasta lo que somos.

“Un pueblo murmullo” cumple su función: ser conscientes de la realidad que nos rodea y hasta qué punto ésta es moldeable según las masas, lo que se decide con el boca a boca y con las habladurías. Las marcas indelebles que pueden dejar, porque lo que se comenta de pasada puede llegar a convertirse en una bola cada vez más grande hasta acabar siendo una losa para alguien.

Pese a la necesitada depuración que yo percibo en la narración, incluso quizá en la historia (hay figuras y partes que considero que eran colocadas de una forma más forzosa porque luego no me resultaban tan sumamente relevantes en la trama, por ejemplo: Mario y su maestra, reflejada en el presente en Julia e, incluso, la propia Julia) “Un pueblo murmullo” tiene un mensaje potente y directo.

 

Sin título-5PuntuaciónSin título-5

A mi juicio muchas son las cosas que me han chirriado durante esta lectura pero considero que es un material bruto potente, tengo la sensación de que es un proyecto que necesita madurar más.

Le voy a otorgar una puntuación de:

Puntuación calcetín 2

 

Sin título-5 Dato Curioso Sin título-5

· Alicia Mateo demuestra ser una escritora experimentada pues tiene actualmente tres libros a la venta en Amazon entre los que se incluye “Un pueblo murmullo”.


Recuerda que si hay algún libro que te interese que reseñemos, tenemos una sección de peticiones.

En caso de ser editorial o autor, tenéis nuestro correo en la sección de contacto, al igual que un formulario con el mismo fin.

2 comentarios sobre ““Un pueblo murmullo” de Alicia Mateo

Agrega el tuyo

    1. Muchas gracias ❤ esperamos que te atraigan para leerte finalmente sus obras, pues volcada en su literatura está. Es un realismo deformado por reflexiones y metáforas así que probablemente por eso te resulte interesante.
      Ya nos contará ❤
      ¡Calcetines para ti!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: